octubre 22, 2018

Carta del 22 de Octubre/2018

—A la niña y adolescente que alguna vez fui.

Hola pequeña saltamontes ¿cómo estás? Seguramente estás bien.

Espero que no tengas en este momento una rodilla rota, o la barbilla puntada por haberte resbalado corriendo lejos de nuestro primo el bromista. Recuerdo que eso te pasó una segunda vez jugando con nuestro hermano + agua y detergente —mala combinación pequeña, pero antes de ver la sangre en tu mano y en el piso de cerámica azul celeste, te divertiste, en serio lo hiciste, así que si aún no ha pasado, no lo evites.

Te aconsejo que ese cuaderno y ese lápiz que parecen dos de tus amigos por nada del mundo los cambies —bueno, siempre habrá momento para otras cosas, diviértete mucho haciéndolas pero esto, créeme cuando te digo que esto será lo más importante y será para toda la vida... Y además tendrás muchos más lápices y cuadernos para gastar.


Espero que ya tengas tus patines y que los uses todas las tardes después de la escuela, tú patinando y tus amigas corriendo detrás de tí para descubrir quién va a usarlos luego. Esa es una de las etapas que recordarás con más cariño cuando seas yo —y mira que recuerdas muchas cosas.


Por cierto, algo que quiero que sepas es que conocerás a un chico sumamente especial en una etapa muy turbulenta —como no quiero ser mala contigo te diré que, será uno de piel blanca, algunas pecas y mejillas rosadas—, él será tu mundo por muchos años, será tu primer gran amor. Hasta el momento en que te escribo esta carta habrán pasado 10 años, y aún lo recordarás con muchísimo cariño pero lo habrás dejado a donde pertenece, al pasado, sin embargo antes de que eso pase, te tomará algún tiempo perdonarte haber roto su corazón, y por esa razón quería hablarte sobre él, para pedirte que no lo hagas. Lo seguirás viendo por muchos años —de hecho, lo vimos hace una semana—, serán una especie de conocidos/amigos pero no te preocupes, todas las diferencias se habrán resuelto entre ustedes y será para siempre lobo blanco. Inevitablemente llevarás ese par de «eres» marcadas toda la vida en tu antebrazo.


Quizás no entiendes de lo que te hablo, lo entenderás con el paso del tiempo —me encanta saber cosas que tú no sabes. Ya entiendo a Dios desde arriba conociendo el futuro y final de todos los seres mortales como tú y yo.


A los 5 añitos tendrás tu primer perro, y como mamá creerá que nuestro hermano y tú no son capaces de nombrarlo, lo llamará «Querre Querre» para ayudarles a pronunciar las «erres». Lo querrás mucho, quizás como a lobo blanco, ya que será el inicio de un amor profundo en tu vida por los animales y por la naturaleza —de alguna manera te las arreglaste para amarla a toda ella a través de un perro—. A partir de «Querre por 2» empezarás a sentir la necesidad de tener un can como mascota en tu hogar siempre. Al morir él tendrás a Tommy —será la primera mascota que nombres en casa y a partir de ahí no dejarás que nadie más lo haga, aunque no debería llevar mucho mérito ese nombre porque le pusiste como tus zapatos Tommy Hilfiger.


Después de él tuviste un hermoso perrito al que nombraste Blaz porque amaste todo de ese nombre, su significado y porque era peculiar —siempre tú tan "original" pequeña saltamontes—. Blaz será lo más cercano a un husky que tendrás en toda tu vida aunque será cruzado con chow chow, pero siempre vas a querer uno puro —quizás algún día lo logremos—. A él lo llorarás muchísimo tras su partida, quizás te encariñarás más por esa afinidad que tendrás con su lado husky, por su hermosa melena, pelaje tan suave y liso, porque parecerá un pequeño osito de cachorro y lo llevarás a todas partes y por esa lengua morada tan característica que heredará de sus ancestros chinos. Después de él vendrá uno que adoptarás ya mayorsito llamado Príncipe, también lo llorarás muchísimo porque se convertirá en un mejor amigo que te seguirá a todos lados y extrañarás su compañía. También tendrás a Luccio quién será tu compañero en tiempos difíciles y sus huellitas junto con su nombre —cuando te resignes y lo escribas— quedarán grabados en un piso de cemento que será imposible mantener alejado de él mientras se seca. Tendrás en el camino a Gancho y a Negrín —tranquila, estos no los nombraste tú— serán dos rottweilers que no durarán demasiado tiempo contigo ya que morirán ambos pequeños por una enfermedad.


Después tendrás a uno al que también amarás y llorarás tras su partida, será un pitbull de nombre Apolo y gracias a él aprenderás a amar mucho más a estas razas fuertes y a defenderlas, porque será uno de los perros más nobles que hayas tenido. Hasta ahora van ocho, eso sin contar a los cinco o seis que serán de la calle y que alimentarás por meses y meses. ¡Ah! También tendrás una gatita que nombrarás Macchiolina.


Apolo será el regalo de un chico que también será muy especial en tu vida, un chico al que quizás no le pondrás otro apodo más que el skater porque así lo conocerás y así se enamorarán.


Tendrás una obsesión con los atardeceres y amaneceres, con la lluvia, con los lobos y los huskys, con las nubes, con la ciudad de Romeo y Julieta, con el aroma de los libros, la madera de los árboles y el polvo que se levanta cuando llueve. También estarás obsesionada con las plumas —las coleccionarás y las dibujarás por todas partes—, con las aves, con los aviones, con las alturas y con coleccionar los nidos que se caen de los árboles.


Seguirás escuchando a Sonohra y los amarás más que al principio porque evolucionarán a todo lo que amas de la música. También seguirás escuchando las canciones que hicieron famoso a Panic at the Disco —sólo las viejas porque ya las nuevas para tí no tendrán sentido—. Conocerás a dos nuevos grupos que se pondrán al lado de Sonohra para siempre y siempre en tu vida: uno será Keane y el otro será Bastille.


Hoy estamos solas saltamontes, sin perro, sin novio y sin familia en casa pero somos mejores de lo que nunca fuimos. Hemos aprendido tantas cosas que ni en todas las cartas del mundo podría describirte. Quiero decirte que eres una chica única, eres fantástica a tu propio modo y los que te conozcan realmente, te amarán precisamente por eso: ¡eres genial pequeña saltamontes! Tendrás que cambiar muchas cosas para mejorar, pero quiero que sepas que esa es la única razón por la que deberás abrazar los cambios: para mejorar, por tí misma, no por lo que nadie más te diga. Ignora las críticas y los dedos índices de los envidiosos, la mayoría de ellos daría todo por ser como tú, porque no sigues al resto, no eres un factor común, eres una chica fuerte y valiente y tendrás grandes buenos momentos mientras creces.


No dejes de hacer lo que amas, desarrolla tus talentos, cultívalos y dales forma porque muchos querrán tener lo que tú tienes.


Tú sabes que eres una chica inteligente, sigue aprendiendo, sigue siendo así de curiosa como nadie, porque esas cualidades te llevarán a derribar murallas. Sé insistente, defiende lo que sabes que es correcto y no hieras a nadie para conseguir algo nunca. En el mundo siempre habrá injusticia, siempre habrá gente pobre, animales maltratados, naturaleza siendo devastada y contaminada por el hombre, pero si puedes hacer algo para evitar que uno pase hambre, que uno sufra maltrato, que un árbol muera, que una basurita ensucie el suelo que pisas, entonces habrás hecho algo, mi pequeña saltamontes, y eso será importante.




Love, KI.
Share:

9 comentarios:

  1. ¡Que bella forma de contar tu vida!

    ResponderEliminar
  2. Ya hace tiempo desde que te comencé a seguir me di cuenta de algo en ti. Presiento que tienes un temperamento del tipo uraniano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cesar, de hecho no tenía ninguna idea de estos tipos de temperamentos. Por tu comentario me he puesto a investigar y a leer sobre ellos y he hecho un test para ver qué tal me iba. Me ha salido que soy «multi-temperamental» pero con predominancia de saturno.

      Por ahí en la definición del saturniano dice que comparte sentimientos y comportamientos con los uranianos —esa timidez, esa introversión y ciertas filosofías— y cito: "Ambos temperamentos son filosóficos e investigadores natos, y no soportan la chatura y la mediocridad de la que hace gala la enorme mayoría del género humano." Sin embargo hay diferencias, por supuesto. También comparto otro temperamento que tiene muchas similitudes con los uranianos, así que se podría decir que hay mucho de urano también en mí jeje.

      He leído cada uno de los que me han salido —que son cinco— y cada uno de ellos acierta conmigo, así que debido a esa composición de influencias realmente me considero más multi-temperamental, como dice, que otra cosa. ¿Y tú?

      Un saludo Cesar!

      Eliminar
  3. Es normal la mezcla de ciertos temperamentos en las personas, somos algo de todo, y por lo que leo predomina más en ti el temperamento saturniano aunque no me dijiste cuales eran los otros. (si aún los recuerdas me gustaría saberlos)

    Yo desde hace mucho tiempo que sé cuales son mis temperamentos predominando el uraniano. URANO : 14 %, SOL : 12 %, LUNA : 12 %, GALAXIA : 11 %, Júpiter : 10 %

    ¡Saludos kathie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis resultados fueron los siguientes:

      SATURNO: 14 %
      PLUTÓN: 12 %
      LUNA: 11 %
      GALAXIA: 11 %
      NEPTUNO: 10 %

      ¡SALUDOS! ☺

      Eliminar
  4. Gracias, así podre conocerte un poco más. :)

    ResponderEliminar
  5. Vengo de Literautas. Me ha gustado tu carta; no se si sería capaz de escribir una al chico con cara de infeliz que hay en una foto del cole. Y tengo una perrita pincher, Laika, por la que daría cualquier cosa. La amo. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, un gusto Amilcar. Pues tenía esto de la carta hacia mi «yo de pequeña» dándome vueltas en la cabeza por largo tiempo, pero aún poniéndome a ello no brotaba nada. Tuve la entrada en borrador por varios meses en blanco, viéndome tentada a eliminarla y desistir pero un día una simple frase vino a mi mente y encendió la chispa: «Hola pequeña saltamontes, ¿cómo estás?». Eso fue todo. Me senté frente al monitor y se desencadenó ese océano de letras y palabras frente a mí, y pensé que tal vez no me gustaría el producto final, pero lo hizo, me hizo sonreír y recordar y valió la pena.

      A veces escribirse a uno mismo como si se tratara de otro ayuda, no digo que lo publiques si no tienes la intención, pero creo que es algo un poco catártico. Te lo recomiendo ;-)

      Al respecto de tu perrita, entiendo ese sentimiento ya que yo me encariño de la misma manera con mis canes. ¡Que si no! A quererla y seguirla amando mucho.

      Y bien, ya que vienes de Literautas supongo que nos leeremos pronto con la propuesta de este mes. Muchas gracias por dejar tu comentario. Un saludo ☺

      Eliminar

🐧💬 Comparte conmigo lo que opinas sobre este post. Para mí es muy importante saber lo que piensas y siempre te responderé!

Activa las notificaciones en «Avisarme» para que puedas seguir el hilo de las conversaciones. ¡Un saludo! 😉